jueves, 8 de septiembre de 2011

valle del Omo


Aquí en el sur de Etiopía, es donde se encuentran etnias que han estado durante siglos sin contacto con "la civilización", sus costumbres y tradiciones no han cambiado desde "muchísimo" tiempo- como testimonio los dibujos en las cuevas. A lo largo de los siglos su diversidad cultural, variedad de dialectos, sus tradiciones y organización social han quedado intactas. En presente las tribus residen en las orillas del rio Omo y Surma y se dedican al cuidado de su ganado y a la agricultura.
El Valle del Omo es como una especie del museo viviente. Viven aquí cuatro de los más importantes grupos lingüísticos africanos, más de veinte tribus, algunos cuentan con decenas de miles de personas, otros menos de 500 y cada uno fiel a su tradición y cultura.
El acceso al valle solo es posible mediante coches todo terreno, siempre cuando lo permite el tiempo, algo muy dificil en la estación de lluvias. En el valle de Omo todo es auténtico: la naturaleza, la gente y sus costumbres, asi como las aldeas en que viven.

Erik Orsenna


Erik Orsenna (su verdadero nombre es Éric Arnoult) nació en París en 1947. Impartió clases de economía hasta 1981, fecha en que comenzó a trabajar en el Ministerio de Cooperación francés. Poco después fue nombrado consejero cultural del gobierno presidido por Mitterrand. Desde 1985 trabaja en el Consejo de Estado de su país, y en 1998 ingresó en la Academia Francesa. Experto en economía internacional, ha promovido las relaciones de Francia con los países del Tercer Mundo. Tusquets Editores ha publicado de este autor tres novelas: la apasionante La Exposición Colonial (Andanzas 99 y Fábula 221), la deliciosa Dos veranos (Andanzas 375) y la magnífica historia de amor titulada Tantos años (Andanzas 398). Con Una dama africana, un auténtico best-seller en Francia, Orsenna nos guía por ese continente todavía tan desconocido para muchos lectores que es África.