miércoles, 15 de junio de 2011

París.

En este capítulo se cuenta la historia de un taxista.
A principios del capítulo cuenta que este señor recorre las calles de París a altas horas de la madrugada en busca de clientes.
El taxista en la historia es testigo de varios hechos, como por ejemplo, que un chulo sale de un bar con una chica, la mete de forma brusca en el coche y acto seguido hacen el amor. Una vez acabado, el chulo se baja del coche y ordena al chófer que lleve a la niña a casa mientras él entra en el bar.
Otro hecho, cuanto menos curioso, es una pelea que hay en la puerta de un bar llamado Java. Fue viendo esta pelea cuando se le sube un cliente de buena pinta y con una gran maleta negra, que resulta ser la funda de una guitarra vacía.
El taxista siente curiosidad por hablar con el que había subido a su taxi.
Empieza él primero, presentándose diciendo que era ruso. Acto seguido el que había subido al taxi se presenta diciendo que se llamaba Django Reinhardt. Tras esto, Django cuenta que se va a hacer millonario porque lo ha contratado un rico inglés, debido a esto, dejó a su hermano, el cual, era muy parecido a él, trabajando en el otro local.
Al salir del taxi éste deja el estuche vacío en el interior del coche y paga con un billete y se va sin esperar el cambio. Esto simboliza que le da igual perder el dinero ya que pronto se hará rico.
Al llegar a casa, mejor especificado, caravana, la mujer lo espera con unas velas encendidas porque eran muy pobres y no tenían para pagar la luz. Este hombre, Django, al estar eufórico se lanza hacia la mujer de forma efusiva provocando un gran incendio en la caravana.
A causa de este gravísimo incendio, los médicos toman la decisión de amputarle una pierna, cosa a la que éste se niega. Días después su hermano le llevó al hospital un paquete grande; era una guitarra.
Finalmente y con empeño se convirtió en un guitarrista de los grandes, ya que tocaba la guitarra con tan solo tres dedos, por este motivo, se hizo mundialmente famoso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario